Me mira, siempre me mira.

Me observa.

Me espera ilusionado.

Me habla, nunca calla.

Me dice.

Me cuenta.

Y a mí me encanta.

Su silencio jamás me molesta.

Es mi silencio.

Un sosiego hablador, contador de historias.

Sanador, divertido, enigmático, aventurero, terrorífico.

Sádico, instructivo, sexual, gratificante, emotivo.

Es todo eso y mucho más.

Es muy sabio, por eso quiero tenerlo al lado.

Es mi maestro.

Es mi amigo.

Es fiel, sincero.

Tan arrullador como arisco.

Tan cariñoso como aterrador.

Puede ser muy misterioso, incierto,

en ocasiones hasta rocambolesco, difícil de entender.

A la vez se muestra claro, directo y comunicativo.

Es noble y de una generosidad infinita.

Es espléndido.

Un gran Amor para toda la vida.

Jamás viene con páginas en blanco.

Ha vivido mil aventuras, es un ente experimentado.

Y te ofrece a ti todo lo explicado.

Permaneciendo siempre a tu lado,

para que lo abras en el momento adecuado.

Es fiel a su amo.

Es leal a sus palabras.

Es ese compañero ideal de todas tus jornadas.

La almohada en la que apoyarte cada noche.

La respiración que necesitas para no ahogarte.

Emoción inyectada a través de los ojos.

El Libro…

El Libro es un gran Amor.

El Libro es un buen amigo.

El Libro siempre está conmigo.

 

Si te ha gustado, te invito a dejar un comentario, a compartirlo y a expandirme por el mundo. Y, si te apetece, también puedes suscribirte a la página y seguirme en las redes sociales.

Sólo tienes que darle a alguno de los botones que aparecen aquí abajo y compartirme o seguirme donde quieras. Si te suscribes, acuérdate de añadirme a tus contactos, si no, es probable que mis e-mails vayan directos a la carpeta de Spam o no te aparezcan nunca en la bandeja de entrada.

Sólo me queda darte las gracias por leerme.

Un saludo.

Y con un temazo de toda la vida, enjoy it!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Facebooktwittergoogle_plusinstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.