Versos, confesiones y relatos

Hace unos meses me dio por escribir unos diálogos muy tontos, con los que mostraba algunas de las cosas con las que me encuentro a menudo al hablar de mi profesión. Recuerdo que los dividí en trozos y los fui publicando en Facebook por capítulos. Al cabo de unos meses los reescribí y se quedaron en mi ordenador durmiendo.

Ayer, por cuestiones de azar, o no, llegó a mí la entrada de un blog que hablaba sobre el tema. Me reí tanto y me sentí tan identificada que volví a mis diálogos y decidí republicarlo todo, por medio de esta entradita de nada, con la que yo también me quedo muy a gusto y aporto mi grano de arena a la explicación de lo que somos. Bichos raros, sí, pero unos amores, ¡oigan!

No estoy sola. Es la conclusión que saco hoy, después de haber leído estas entradas tan divertidas (las tenéis al final de este post) y todos los enlaces que van en ellas. Me he sentido identificada con muchos de estos topicazos. Y aliviada, parece que no soy la única al borde del divorcio cada vez que una traducción me aprieta el cuello cual soga, como ahora mismo.

Vean y opinen…

El vídeo es muy auténtico, excepto en lo del pijama (algo que me incrusté en el cerebro cuando empecé a traducir desde casa fue que mi primera tarea del día iba a ser: ducha, ropa cómoda y café, para no verme como la chica del vídeo), me veo reflejada en casi todo lo que le pasa a esta buena mujer. Y ella parece no vivir en familia. Si le añadimos los ingredientes mágicos: pareja e hijos, todo se magnifica. La escena: traductora intentando trabajar, mientras sus Cuervitos pululan a su alrededor, les ayuda a hacer los deberes con un ojo en el ordenador, otro en ellos, una mano tecleando y otra pendiente de lagún quehacer doméstico, a la vez que piensa en qué va a hacer de cena, y en la frase aquella que no le acaba de gustar cómo ha traducido, es de cuadro.

Historietas de mi día a día

CAPÍTULO 1tumblr_mgtf0klY9L1s2jk5mo1_500

—Entonces, ¿tú qué estudiaste?
—Traducción e Interpretación.
—¡Vaya, qué guay, actriz! Siempre quise hacer teatro.

En este momento se te ponen los ojos en blanco. Es un acto reflejo. No lo puedes evitar….

—Sí. El teatro me encanta. Yo hice teatro un tiempo… Pero no es eso lo que hago. Yo me dedico al doblaje.
—Ostras, pues debes de tener una gran voz.
—Sí, ya me oyes, ¡una voz que te cagas!
—Qué interesante.
—Sí. Es muy interesante… Pero yo no pongo la voz.

Ya está, ya lo has dicho otra vez…

—¿Ah, no? ¿Entonces?
—Traducir e interpretar, amigo mío, es pasar algo de una lengua a otra, y algunas cosas más. Muchas cosas más. No es hacer de actor o actriz.
—Ah. Te he entendido mal.
—No eres el primero.
—Entonces, ¿qué haces?
—Traducir. Interpretar. Comunicar. Adaptar.
—¿Y tu trabajo en qué consiste?

Y, entonces, te explicas…

—Soy el primer eslabón de la cadena. El que casi nadie se plantea que existe… Me dan el guión y la imagen en la lengua original, y debo traducirlo adaptándolo a la lengua meta, en mi caso el castellano o el catalán. Luego, viene el ajuste, un proceso muy meticuloso con el cual acoplo las frases a las bocas, hago que coincidan lo máximo posible. Es una matada, ¿sabes?
—Sí, parece un trabajo muy minucioso.
—Lo es. Los ajustadores suelen ser los directores de doblaje o los traductores. Como ajustador, además de adaptar las frases a las bocas, debes añadir los ambientes, esos murmullos de fondo en un bar o en la calle, la radio de la policía, un concurso o programa de una tele que ni se ve, por ejemplo… Conversaciones sin importancia pero que deben estar ahí. Muchas veces ni se oyen o entienden y debes inventártelos.

Este dato es relevante, nadie se lo plantea…

—Pues tendrás que inventarte muchas frases.
—Sí. Unas cuantas. Es divertido.
—¿Y luego?
—Mi texto se pauta, se divide en «takes».
—¿«Takes»?
—Sí, «takes»; fragmentos numerados de unas diez líneas. El proceso tiene varias fases; Se selecciona el traductor y ajustador, se escoge el director de doblaje, éste suele elegir a los actores, todo ello al inicio. Cuando ya está el texto traducido y ajustado, se pauta y se reparte la película en trozos basándose en los «takes», se convoca a los actores, y comienza el doblaje en las salas especializadas con la maquinaria y el técnico de sonido adecuados. Después se mezcla todo; voces, ambientes, banda sonora, y voilà, ya tienes la versión para la tele, el cine, DVD o lo que sea.
—No tenía ni idea de todo lo que me cuentas.

Una respuesta muy frecuente…

—Ya… No eres la primera persona que me lo dice. Mucha gente no sabe el proceso por el que pasa una peli, serie o documental antes de emitirse en cualquier sitio. Y somos el país número uno en doblaje del mundo, en buena parte gracias nuestro amigo Don Paco, todo sea dicho.
—¿Don Paco? No lo conozco.
—Ni falta que te hace… Quédate con que somos muy buenos en doblaje, ¡la re leche, vamos!
—Joder… ¿En serio?
—En serio… Podemos presumir de ello. Pero es penoso, en realidad. Aquí no estamos acostumbrados a ver versiones originales. Deja en evidencia nuestro alto nivel de inglés, sobre todo, y de interés por otras culturas. Es cutre, según mi humilde opinión. Pero… Somos muy buenos en doblaje, oye, en algo más teníamos que destacar, joder, no sólo en sol, toros, vino, comida y fiesta.

Spain is Spain.tumblr_mh2nqgJcyx1s2jk5mo1_500

Como traductora, aunque me dedique al doblaje, soy amante de las versiones originales. En este, nuestro querido país, aunque va en aumento, la tendencia por ver versiones originales escasea, y mucho. También son pocas las posibilidades de encontrarlas en los cines. Hoy en día, Internet nos da más posibilidades pero el porcentaje de personas que ven versiones originales sigue siendo demasiado bajo. Es una pena porque, aparte de perdernos algunos matices, algo del todo inevitable por muy buenos que seamos en doblaje, también dejamos de aprender muchísimo. Una de las mejores formas de aprender un idioma es ver versiones originales con subtítulos en la lengua de origen. ¡Hacedme caso!

Por otro lado, viva el doblaje de España. Si de algo se puede presumir aquí es de la alta calidad en doblaje, contamos con grandes traductores, experimentados actores y directores de doblaje, además de técnicos de sonido y estudios muy especializados. Así que con esta parrafada tan estupenda quiero rendir un homenaje a mi profesión, a todos los traductores invisibles y olvidados de la mano de Dios, porque pocos saben que existimos, a los actores y directores de doblaje, y a todos los técnicos, al doblaje español, vamos, aunque nos digan que es un arma de destrucción masiva.

Ah, por cierto. Los traductores no escogemos los títulos de las películas, ni siquiera lo hacen los estudios de doblaje. Los títulos los deciden las distribuidoras y suelen ir vinculados a temas comerciales. Como mucho, de vez en cuando, nos piden que propongamos dos o tres títulos, pero no es decisión nuestra. Lo de: «¡qué mal han traducido este título!» decídselo a ellos, profaplease.

CAPÍTULO 2 b733d16d1a7ac76ff19715f2d1ef79e8

—¿Entonces, tú qué estudiaste?

—Traducción e Interpretación.

—¡Ah, qué guay, idiomas! Siempre he querido estudiar idiomas.

—No. Idiomas, no. Lengua, cultura, tradiciones, argot, historia, comida, educación, gramática, ortografía, sintaxis, léxico, saber documentarte… ¡Ah! Y no nos dejemos lo más importante: todo lo que he dicho, primero debes conocerlo bien de tu lengua materna y, luego, si eso… Ya te pones con las otras, ¿eh?

—Pero sabiendo idiomas traducir debe de ser muy fácil, además, con los traductores automáticos…

—¿Te pego una hostia o un escupitajo?

Los traductores no somos diccionarios andantes, tampoco lo sabemos todo, ni muchísimo menos. Si algo sabemos hacer es documentarnos bien.

Sí, los traductores nos equivocamos, somos humanos, pero, probablemente, nos equivocaremos mucho menos que un traductor automático, porque tenemos mente y porque hemos estudiado específicamente para traducir, no somos una maquinita.

tumblr_mkbb4o1w8A1s2jk5mo1_500

Además, los traductores no sabemos tropecientos idiomas, si algo conocemos es nuestra propia lengua. Luego, nos ponemos con una segunda, tercera o cuarta pero la lengua meta es la más importante, señoras y señores, y deberíamos traducir hacia nuestro idioma materno, aunque muchas veces se nos pidan traducciones inversas. En mi opinión, eso es mejor que lo haga un nativo o bilingüe.

Sólo por saber idiomas no pretendas dedicarte a la traducción, por lo menos, no esperes hacerlo correctamente. Traducir es mucho más que saber idiomas. Si la carrera es de cuatro años o más, según la situación de cada uno, más los que quieras dedicarle a una especialización, las estancias en el extranjero y cursos varios, quizá sea porque no sólo estudiamos idiomas.

Y ni por asomo te creas que te vas a hacer rico (¡no me hagas reír, por favor!).

Un traductor y un intérprete no son lo mismo.

Tampoco, un traductor es sólo un traductor de libros.

Y un intérprete no es únicamente ese que ves encerrado en una cabina de las Naciones Unidas.

Con una traducción automática, como mucho, puedes llegar a entender una frase por encima, en numerosos casos será una traducción errónea y yo de ti no usaría esa traducción sin corrección, úsalo como herramienta, si quieres, sabiendo de qué peca, pero hay que utlizar el tarro, I’m sorry.

Una traducción no se hace en dos horitas de nada, querido/a.tumblr_mre4doejkz1s2jk5mo1_500

Ni gratis porque está chupada.

La documentación lleva tiempo.

La revisión lleva más tiempo.

Trabajar para ayer implica no tener vida. Y eso se cobra.

Y, por supuesto, todos deberíamos poder contar con que nuestro trabajo lo revisen otros ojos, pero por desgracia eso no siempre es posible. Benditos correctores.tumblr_nurb9lodKW1s2jk5mo1_500 Sí, pueden llegar a ser tan repelentes y tiquismiquis como los traductores, más diría yo, pero LOS AMO.

Las traducciones (y las correcciones) cuestan dinero, porque los traductores (y los correctores) no vivimos del aire ni trabajamos sólo por amor al arte, por mucho que nos guste nuestra profesión.

6c1b8edf3e0cba1e9d22a8009620c9daHacemos horarios inexplicables, incomprensibles e insoportables.

Para criticarnos todo el mundo está dispuesto y lo sabe todo sobre traducción, pero para pagarnos, valorarnos o saber qué coño es lo que hacemos nadie se preocupa de informarse.

La traducción no es un pasatiempo, es una profesión. Lo de: «búscate un trabajo de verdad y dedícate a traducir en tus horas libres, como afición» te lo metes por donde te quepa, bonico/a mío/a.

Aunque muchos lo hacen y muy bien, no todo traductor sirve para hacer de profesor de idiomas, está preparado para traducir, no para enseñar. Así que, no, dar clases particulares de inglés (u otro idioma) no tiene por qué ser una salida.

Si contratas a un traductor como secretario/a, no seas caradura y le endoses todas las traducciones de la empresa como si fueran meros trabajillos administrativos y, encima, le pagues el sueldo de un oficinista. Eso es feo y explotador. Ten la decencia de pagarle lo que se merece.

Podría seguir y seguir, sé que me dejo muchos topicazos, pero creo que me habéis entendido.

5b310184a8a245abfb5c764d770e5394

En resumen, aunque seamos unos friquis, podamos parecer repelentes y tiquismiquis, sólo es un defecto de profesión y, en realidad, somos un encanto.

Te ayudamos cuando quieres comprar algo en Aliexpres y no entiendes una mierda de lo que pone, por mucho que esté traducido al español (cutre salchichero de un traductor automático).

También, te arreglamos una carta de presentación.

Somos tan majos, que te decimos qué te ha dicho ese guiri que quiere ligar contigo.

Y, además, te guiamos cada vez que vamos de viaje, aunque no tengamos ni papa de dónde estamos, entendemos los carteles y te ayudamos a pedir un buen manjar en un restaurante donde no tienes ni idea de lo que pone en la carta.

Siempre estamos dispuestos a explicar o a buscar información sobre algo que no te ha quedado claro.

Contestamos a los WhatsApp con frases coherentes y sin abreviaturas. Se nos suicidan los ojos cuando leemos los mensajes que manda la gente a la tele y la tele en cuestión tiene los santos cojones de hacer públicos, así, como si nada, como si no causara a nuestra vista sensible una alergia lacrimosa.

Vivimos soponciados, y cada vez más, leyendo una y otra vez esos «asín», «haber si quedamos», «le e dixo a mi ervolario que…», «te digo algo cuando halla hablado con ella», «hay fui yo el año pasado», «hay, que me da un patatús», «no lo e echo» y «hecho tanto de menos a mi hermano», sólo por mencionar algunas. Duele, duele y duele tanto que hace llorar, nuestra retina entra en modo «espasmo repetitivo» hasta provocarnos un suicidio ocular.

No somos repelentes, Ladies and Gentlemen, sólo nos gustan los matices, somos curiosos, rebuscados y, sobre todo, por lo menos en mi caso, nos encanta buscar, buscar y buscar, documentarnos a todas horas. Aunque no retengamos todo lo que pasa por nuestras manos (ojos), aprendemos mucho cada día.

Dicho todo esto, el mundo de la traducción/interpretación no lo comprende cualquiera (y lo critica todo Cristo), pero siempre nos queda el consuelo de que entre nosotros sí nos comprendemos. Hoy, no sólo me he reído muchísimo con todas estas entradas, sino que, además, me he sentido comprendida y muy acompañada, aun estando tan sola.

Traductores, intérpretes, correctores, lingüistas, filólogos, os quiero, gracias por exisitir.

Leed, leed…

A tope con los típicos tópicos

¿Cómo detectar a un traductor? 25 razones… ¿para odiarte o para amarte?

Todas las imágenes de esta entrada han salido de esta estupenda página. Es de una traductora, of course.

http://pinuptranslator.tumblr.com

 

Snatch – Guy Ritchie 

Did you understand a single word of what he just said?

Si te apetece, puedes suscribirte a la página y seguirme en las redes sociales. Sólo tienes que darle a alguno de los botones que aparecen aquí abajo y compartirme o seguirme donde quieras. Si te suscribes, acuérdate de añadirme a tus contactos, si no, es probable que mis e-mails vayan directos a la carpeta de Spam o no te aparezcan nunca en la bandeja de entrada.

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo a través de las redes o escribiéndome al correo: joanna@algomasquemujeres.com

Sólo me queda darte las gracias por leerme.

Un saludo.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Facebooktwittergoogle_plusinstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.