El cuerpo
9 noviembre, 2018
Lady Alexia, la energética
Pensamientos de Lady Alexia, la Energética
24 noviembre, 2018

GHOSTING

 
 

¿Fantasmeo, cobardía, poca consideración?

«Consiste en tratar a alguien como si fuera un fantasma, o sea como si no existiera o no lo vieras, de ahí el término ghosting»

Hace poco me encontré con este concepto en una traducción y me hizo pensar. ¿Sabéis lo que es el ghosting? Yo no tenía ni idea, y parece ser que es una estrategia que se utiliza desde hace tiempo. Qué poco puesta estoy, oye, me estaré haciendo mayor…

Por lo visto, el ghosting o «fantasmeo», como parece que se conoce por nuestros lares, es una forma de actuar respecto a los demás. Consiste en tratar a alguien como si fuera un fantasma, o sea como si no existiera o no lo vieras, de ahí el término ghosting. También he leído por ahí que viene del hecho de desparecer fantasmagóricamente. Sea como sea, la cosa va de fantasmas.

Este acepción moderna, no incluida en el diccionario, de «fantasmear» —digo moderno porque hasta no hace tanto fantasmear significaba alardear, presumir con jactancia, exagerar— tiene que ver, sobre todo, aunque no exclusivamente, con las relaciones románticas actuales en las que las personas se conocen e interactúan por Internet, redes sociales, portales para conocer gente, tipo Tinder, etc, por lo que el modo de relacionarse es distinto. Se asocia a la comunicación por medio de mensajes de texto, por WhatsApp, chateo y todas sus variantes, y, básicamente, lo que significa es cortar toda relación de forma abrupta con otra persona, lo que toda la vida ha sido el «paso de ti como de la mierda», vamos. Pero es mucho más fashion darle una nueva acepción a una palabra para definir ese concepto. En favor de esta invención, diré que sí tiene algo distinto, puesto que se refiere a un tipo de actitud que se da dentro del marco de la virtualidad, aunque también incluya no contestar a una llamada.

Lo cierto es que hoy en día incluso sienta peor que pasen de ti, porque estamos conectados a todas horas y ver que alguien con quien has estado quedando, chateando o wasapeando, de repente, te ignora, no te responde a las llamadas, mensajes o comentarios en cualquier red social, te trata como si no existieras, es más difícil de llevar que antiguamente, porque antes cuando sudaban de tu cara, hablando vulgarmente, pues nada, oye, no sabías más de esa persona y punto, a olvidar. Pero en la actualidad, en el mundo de las pantallas a todas horas, a no ser que te bloqueen o lo hagas tú, ves y te enteras de si esa persona está conectada, si le mandas un mensaje y lo ha leído pero no te contesta también lo ves, en definitiva, sabes de ella. Y, claro, te carcome que no te hable, conteste o diga nada, cuando hacía apenas unos días quedabais, hablabais a menudo, incluso vete tú a saber, hasta practicabais cibersexo.

«No me parece una mala opción ignorar por completo a alguien, si lo que quieres es dar un buen portazo a una relación que te ha decepcionado. No creo que Sean Penn tuviera ninguna duda de por qué motivo su ex le estaba haciendo ghosting»

No digo que no sea algo lícito, cada cual que haga lo que le dé la gana. Se habló mucho del ghosting que le hizo Charlize Theron a Sean Penn, tras enterarse de que la engañaba. La tía le dio portazo de la manera que más duele, tratándolo como si no existiera, ni mu, oye, ni mensajes, ni llamadas, incluso ni mirarlo teniéndolo delante. No me parece una mala opción ignorar por completo a alguien, si lo que quieres es dar un buen portazo a una relación que te ha decepcionado. No creo que Sean Penn tuviera ninguna duda de por qué motivo su ex le estaba haciendo ghosting.

También puedo entender que hoy en día, con la vida online que llevamos, empieces a relacionarte con alguien, de repente, ya no te interese por el motivo que sea, y pases de contestar. El ghosting es una manera fácil de que la otra persona se dé por enterada. Digo yo, vamos, que si alguien no te responde, te das por enterada de que pasa de ti.

Pero, por otro lado, también me digo… ¿Tan difícil es echarle un par ovarios o cojones y decir: «eh, que paso de seguir hablando contigo» o «no quiero seguir quedando», incluso, «estoy liadísimo», lo que sea, aunque sea una trola? ¿Tan difícil es dar la cara? ¿De verdad esto es una nueva práctica moderna o estamos ante la cobardía de toda la vida? ¿Es falta de consideración hacia la otra persona? ¿Mala educación?

Supongo que no hay respuesta, porque depende de cada caso. Sería una hipócrita si dijera que nunca he «fantasmeado» a nadie. Como todo el mundo, me he encontrado con situaciones en las que he chateado con alguien, me ha dejado de interesar hacerlo y he tirado de ghosting. Pero, como decía antes, hay casos y casos, no es lo mismo pasar de alguien con quien apenas has charlado un poco por Internet o quedado alguna vez tras conocerte en una red social, que de alguien con quien tienes una relación más estrecha. Ahí es donde yo sí veo la cobardía, incluso la falta de consideración o mala educación. ¿Cortar una relación seria por medio de ghosting? Cojones, qué feo, hay que ser más persona, vamos, digo yo.

Hoy en día estamos tan expuestos y controlados con todas las aplicaciones que utilizamos que no somos conscientes de cómo llevamos nuestras relaciones. Creo que hasta nos hacen despersonalizar a las personas, parece que como están al otro lado de la pantalla, no sienten, todo es menos humano. Dejas de escribirle o de contestarle a una persona y ya se dará por enterada. Qué más da cómo se sienta. Nos da igual. Claro que se dará por enterada, joder —hay casos en que ni así, pero vamos a dejarlos—, pero… ¿nos gusta que nos lo hagan a nosotros? Lo dudo.

Y no os lo perdáis, que luego pueden venirte con un zombing, otro término de esta nueva hornada: reaparecer de entre los muertos con un «Hola, ¿qué tal? Cuánto tiempo», y dejarte descolocada, después de mil años sin saber nada del puto zombi.

En fin, así están las cosas en el mundo de hoy. Si te «fantasmean», con tres o cuatro mensajes o llamadas a las que no te respondan, creo que es fácil darse por enterado, así que llevémoslo con dignidad: dos piedras y a otra cosa, que el mundo está lleno de personas, muchas dan asco, pero otras valen la pena.


 
 

Algunos más de mis delirios

2 diciembre, 2018

Soy una voz

Soy una voz icon Soy una voz… Una voz que susurra. Una voz que habla. Una voz que grita. Soy una voz… Una voz que opina. […]
17 noviembre, 2018

GHOSTING

GHOSTING icon ¿Fantasmeo, cobardía, poca consideración? icon «Consiste en tratar a alguien como si fuera un fantasma, o sea como si no existiera o no lo […]
9 noviembre, 2018

El cuerpo

El cuerpo icon Llegaron los 40, ¡pues vale! icon «Debo admitir que, de inicio, me sentaron como el culo. Tuve una crisis de la hostia. Pasé […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies