Confesiones
Princess
6 octubre, 2015
Relatos
Tú morirás de un balazo, desgraciada
11 octubre, 2015

Cambiemos los cuentos

Los cuentos infantiles me encantan. Hay cuentos maravillosos y muy instructivos.

No me gusta, en cambio, el enfoque que se ha dado a lo largo de los años en muchos cuentos respecto algunos de los temas que se tratan, por no hablar de las películas de Disney. Ausencia de personajes femeninos en la mayoría de los casos, y en el caso de que sí haya dichos personajes, algunos ni siquiera hablan, otros son chicas que solo esperan ser rescatadas por un personaje masculino, o consiguen sus objetivos casi siempre con la ayuda de un chico/hombre. Princesas y más princesas o niñas/chicas desamparadas.

Cada persona tiene su gusto pero a mí nunca me gustaron esas historias. Sí, todos/as crecimos con ellas, pero seguro que más de uno/a piensa igual que yo.

El género femenino no quiere ese trato

Ya se ha hablado mucho de lo que este tipo de historias causan en la sociedad, en una niña o en un niño. Depende de cómo seas, te encuentras a ti misma diciéndote: «¿En serio?» «¿De verdad a lo que aspira la nena esta es a casarse con un príncipe empalagoso?» «¡Pues yo no, oye!» «Yo aspiro a que me secuestre un Caballero Bribón y se me coma entera.» «¿Tiene permiso ese príncipe para besar a la princesa dormida?» «Yo no quiero vivir en un castillo, ni esperar a que aparezca un tío galopando en su caballo, para que le lance mi cabellera y salvarme de la soledad.» «Yo quiero disfrutar de mi soledad y hacer lo que me apetezca.» «Yo quiero vivir aventuras.» «¡Matar dragones!» «Yo quiero bailotear.» «Quiero subirme a un caballo, luchar contra los malos, tener amigas y, quizá, también enamorarme, pero no es lo principal.»

¿Por qué nos han hecho quedar a las chicas siempre como pavas romanticonas? Respeto el romanticismo, cada cual con su gusto, pero que nos traten de idiotas, simples y pavas me molesta hasta el hartazgo. Es la herencia de esta sociedad.

Necesitamos cambios

No, Ladies and Gentlemen, ni las niñas ni los niños son/éramos como nos muestran en muchos cuentos o películas.

Me parece muy bien que una niña quiera ser princesa, pero serlo no implica aspirar solo a encontrar a un príncipe y «vivieron felices y comieron perdices.» Si le gusta el rollo de princesa, estupendo, pero con criterio propio, sin absurdeces sexistas, por favor. ¿Y si no les gusta eso…? ¿Por qué hay que ser Princess? ¿O niña/chica desapampara, pasiva, anulada?

Por suerte, las películas de hoy en día han suavizado considerablemente el tono sexista y machista, y ahora podríamos decir que algunas de las princesas y/o los personajes de películas y libros tienen otro tipo de personalidad. ¡Menos mal!

Somos personas, individuos únicos, con gustos particulares, una personalidad y no tenemos por qué encajar en todos esos cánones que establece esta sociedad manipulada y creada al gusto, interés y beneficio de unos cuantos.

Fuera los estereotipos, las diferencias por género y los lavados de cerebro.

 

Os dejo el enlace a un texto en clave de humor, con el cuento un poco cambiado.

Princess

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies